Vaya problema intentar descifrar a los Packers esta temporada, sobre todo con tantas bajas que tenido por lesión.

Aaron Rodgers ha tenido muy poca ayuda esta campaña, en gran parte gracias a una pobre línea ofensiva y a las ausencias de los corresdores Eddie Lacy y James Starks, aunque éste último regresó hace un par de semanas.

Para intentar alivianar el juego terrestre, Green Bay contrató a Christine Michael, quien llegó a Wisconsin hace 15 días, inmediatamente después de ser cortado por los Seahawks. Y se espera que pueda contribuir en este encuentro.

El gran problema de los Cabezas de Queso es la defensa, que tuvo un buen arranque de campaña. Tras las primeras cuatro semanas era la mejor por tierra; después todo se vino abajo y ahora no frenan a nadie.

Del otro lado está Philadelphia, que se mantiene invicto en casa, donde ha vencido a equipos del calibre de Atlanta y Pittsburgh; además, en el Lincoln Financial Field empezó la debacle de Minnesota.

El éxito de los Eagles es una dominante defensiva, que sólo permite 10 puntos por partido en casa: sabe muy bien contener el juego terrestre y es capaz de presionar a cualquier quarterback, por lo que le espera una noche larga y dolorosa a Rodgers.

La única duda que me genera este equipo está en su ataque. El QB novato Carson Wentz empezó con un ritmo frenético; pero poco a poco han ido bajando sus números, pues sus receptores son francamente malos y le tiran muchos pases.

El corredor Ryan Mathews no jugará por lesión, así que toda la responsabilidad recaerá en el chaparrito Darren Sproles. Si Green Bay se las arregla para detenerlo, Philly tendrá ciertas dificultades para mover el balón.

Pick: Under 47,5
Bank 5%