Al inicio de la temporada, ésta se antojaba como una potencial derrota para los Cowboys. Los Vikings tuvieron un inicio impresionante gracias a su intimidante defensa.

Sin embargo, poco a poco el equipo púrpura se fue cayendo a pedazos: la defensiva perdió poder y el ataque, comandado por Sam Bradford, comenzó a cometer errores.

Pese a todo, Minnesota sigue siendo la tercera mejor defensa de la NFL, por lo que Dallas tendrá ciertas dificultades para mover el ovoide. La secundaria de los Vikes es fantástica y su línea sabe muy bien cazar quarterbacks.

Su punto débil es contra el juego terrestre y es ahí donde Dallas puede aprovechar para hacer daño. Ezekiel Elliott es un monstruo y, como ha sido toda la campaña, él será la clave para el éxito vaquero.

Por su parte, la ofensiva vikinga es débil. Su juego terrestre no es efectivo y Sam Bradford ha tenido un mundo de problemas gracias a su porosa línea ofensiva, que le da poco y nada de tiempo para lanzar.

La defensiva azul y plata está lejos de ser una de las más sólidas. Cede muchas yardas, pero de alguna manera se las arregla para no permitir muchos puntos: se dobla, pero no se rompe.

De cualquier manera, más allá de Bradford y compañía, Minnesota primero debe dar un extraordinaria actuación defensiva. Y justo ahí estará el enfoque: entablar una guerra sin cuartel en las trincheras para tener alguna oportunidad de ganar el partido.

Pick: Under 44,5 (Cuota 1,8)
Bank 6%

 

Creo que a final de cuentas, los Boys serán mucha pieza para los Vikings, que al inicio del encuentro podrán resistir los embates de Elliott.

Pero la defensa púrpura estará tanto tiempo en el campo, que terminará cansándose; así que acá va una sugerencia alternativa para aquellos que quieran ponerle más emoción al juego.

Pick: Dallas ML y Under 44 (Parlay Cuota 3)
Bank 3%

 

Advertisements