¿De dónde demonios salió Tom Brady?

Posted on Posted in Fútbol

Pese a ser una clase floja de quarterbacks, no era el mejor prospecto del Draft 2000; era lento, flacucho, no tenía el brazo más potente, ni tampoco el más preciso. Obviamente no fue invitado al sorteo, así que tuvo que verlo por televisión.

No esperaba ser elegido en la primera ronda, pero sí en la segunda; máximo en la tercera. A pesar de haber guiado a Michigan al título del Orange Bowl unos meses atrás, no había tenido la más consistente de las carreras a nivel colegial.

Después de la primera ronda, sólo se había ido un QB (Chad Pennington, a los Jets). Estaba dentro del presupuesto. En la segunda vuelta ningún pasador fue tomado.

La segunda parte del reclutamiento era al otro día (16 abril). Esa noche no pudo dormir.

El domingo temprano (tercera ronda), cuando era turno de los 49es, sintió que su nombre podría ser el elegido. Siempre había querido jugar ahí. De niño idolatraba a Joe Montana y su sueño era emular lo que él había logrado.

San Francisco necesitaba un quarterback, pues Steve Young estaba a punto de retirarse, y aunque contrataron a Jeff García, requerían de alguien que pudiera competir por el puesto titular.

Sin embargo, el coach Steve Mariucci y su staff decidieron elegir a Giovanni Carmazzi, de Hofstra. Se sintió devastado. Realmente fue un duro golpe para su ego.

En la misma ronda, Baltimore se llevó a Chris Redman.

Otras 36 selecciones hechas en la cuarta, y de nueva cuenta ningún QB fue tomado. En ese punto, la ansiedad se había apoderado de él. La tensión en su casa era enorme.

Cada pick era un martillazo en su cabeza, cada nombre pronunciado era un golpe a su esperanza de ser un jugador de la NFL.

Terminó la quinta ronda y Pittsburgh reclutó a Tee Martin, quien había suplido con mucho éxito a un tal Peyton Manning en la Universidad de Tennessee.

La tortura era tal, que salió a dar una vuelta. Necesitaba despejarse.

En la sexta ronda estaba se fueron otros dos pasadores: Marc Bulger, a los Santos (168 global) y Spergon Wynn, a Cleveland (183 global). Spergon, ¿qué?

La ansiedad y nervios eran ya frustración y rabia. Seis quarterbacks habían sido tomados antes que él. Bajo ningún escenario creyó que terminaría la quinta ronda y su nombre seguiría sin ser pronunciado.

A estas alturas del draft supuso que estaría imaginando su futuro con su nuevo equipo. En lugar de eso, seguía sentado frente al televisor viendo como sus ilusiones se hacían trizas.

Aquel año, la NFL dio ocho selecciones compensatorias. La primera de ellas la tenían los New England Patriots, en la sexta ronda.

De repente ocurrió lo que estaba esperando desde el día anterior: sonó el teléfono. Sintió que el corazón se le salía del pecho. Contestó, y a los pocos segundos en su cara se dibujaba una sonrisa de oreja a oreja. Sus padres lo sabían, era el momento que tanto había esperado.

Sólo faltaba hacerlo oficial. En pantalla apareció el entonces comisionado Paul Tagliabue, quien tomó el micrófono y dijo las palabras mágicas: “Con la selección 199 del Draft del año 2000, los Patriotas de Nueva Inglaterra seleccionan a Tom Brady, quarterback de Michigan”.

Abrazó a sus padres y los tres comenzaron a llorar. Habían sido dos días emocionalmente desgastantes. El suplicio había terminado, se sintió aliviado y sumamente emocionado. No iba a tener que dedicarse a vender seguros el resto de su vida.

brady-papeleta

Acá el documental que les decía. (Sólo lo encontré en inglés)