¿Argentina revive o se hunde más?

El debut frente a Islandia fue decepcionante para la Albiceleste, que se topó una y otra vez con una muralla blanca. Por supuesto, los islandeses tienen mucho mérito por el orden y desgaste que mostraron; sin embargo, los sudamericanos pudieron ganarlo de cualquier manera con el penal fallado por Messi.

En tanto, los balcánicos fueron eficientes, aunque nada espectaculares. Maniataron sin muchos problemas a una Nigeria que generó muy poco, y con dos oportunidades -incluido un penal- se quedaron sus primeros tres puntos.

Éste bien podría ser un juego bastante lindo, más tomando en cuenta los bodrios que nos hemos tenido que comer últimamente.

Croacia es una escuadra que juega bien a la pelota. Cuenta con futbolistas muy técnicos y de mucha clase. Por lo mismo, defender sin el balón no es precisamente su especialidad. En algún momento, a los africanos les cedieron la posesión y los invitaron a adelantar líneas, pero siempre con la intención de romper a velocidad.

Intentar hacer lo mismo con los argentinos podría resultar en un suicidio. ¿Por qué si el cuadro de Sampaoli no pudo con Islandia? La diferencia es que Islandia a eso juega casi siempre, es algo que tiene completamente dominado: la entrega y un alto nivel de energía para perseguir y cerrar espacios.

Los croatas no están acostumbrados a eso, sino a todo lo contrario: a tener el balón, mimarlo y construir. Y con lo frágil que lució la defensiva albiceleste en el primer encuentro, sería un pecado mortal si los europeos no generan al menos tres claras de peligro durante el compromiso.

La ventaja para Messi y compañía es que tendrán más espacios para maniobrar y acompañarse, por lo que pienso que ambos podrán hacerse daño. Quizá no sea un partido de cuatro goles, pero creo que al menos veremos un par.

Advertisements